El latido del corazón como método de autenticación

Actualmente el uso de la huella digital es la forma más popular de autenticación. Las huellas dactilares de una persona no cambian con el tiempo y el análisis de millones de juegos de huellas dactilares ha demostrado que no hay una coincidencia exacta entre las huellas digitales de dos individuos.

Por esta razón, las huellas se han usado durante mucho tiempo como una forma de identificación universal y han sido utilizadas recientemente con fines comerciales, para crear soluciones de autenticación como Apple Touch ID.

Sin embargo en 2013, la empresa canadiense Bionym creó la pulsera Nymi, que utiliza el electrocardiograma (ECG) del usuario como identificador único. El sensor compara el electrocardiograma del usuario contra un perfil almacenado con el fin de autenticar su identidad. La empresa ya ha realizado pruebas incorporando este sistema de autenticación a sistemas de pago con tarjetas de crédito.

El latido del corazón como método de autenticación

 

Con la participación de MasterCard y el Royal Bank of Canada, se ha ensayado el uso de la pulsera Nymi vinculada a una tarjeta de crédito MasterCard. Un chip NFC (del inglés Near Field Communicaton) dentro de la pulsera hará posible la comunicación inalámbrica con los terminales de pago, mientras que el sensor ECG hará posible la autenticación del usuario.

Según Bionym, hay dos grandes ventajas en el uso de los latidos del corazón como método de autenticación en comparación con el uso de las huellas digitales. El ECG de un usuario no se puede obtener sin la autorización expresa del usuario ni puede ser replicado en cambio las huellas digitales si pueden ser duplicadas después que se imprimen.

Por otra parte, el uso de  Nymi sólo requiere que el usuario confirme su identidad una vez al día en lugar de deslizar un dedo por cada transacción. Una vez que es autenticado, el usuario tendrá acceso continuo y fiable a los servicios.  Además, el sensor de ECG es capaz de recoger una señal continua hasta que encuentra una coincidencia, lo que resuelve el problema de tener que reemplazar el dedo en un dispositivo si no lo lee correctamente la primera vez.

Fuente: http://www.washingtonpost.com/blogs/innovations/wp/2014/11/21/the-heartbeat-vs-the-fingerprint-in-the-battle-for-biometric-authentication/